Arrojando Energía | Page 2 | Mastering Alchemy

Hace muchos años, cuando empezaba mis conversaciones con los arcángeles y los maestros ascendidos, Maestro Kuthumi me dijo: “Para entrar y permanecer en la quinta dimensión tienes que dominar cada pensamiento, cada emoción y cada acción. En todo momento.”
 
Cautelosamente, y con gran respeto (sin hacer muecas y rodar mis ojos), contesté, “Bien, todo parece que no entraré en la quinta dimensión en un futuro cercano).”
 
Kuthumi sonrió y dijo, “Bien ya veremos.” Así comenzó el camino que llamamos Mastering Alchemy – el camino para dominarnos así mismos, para que tal vez pudiéramos entrar y permanecer en niveles altos de conciencia.
 
En la manera en que respondes al incremento rápido de ruido y drama durante este Cambio, se convierte en unespacio maravilloso y consistente de entrenamiento para llegar a ser maestro. Como respondes a una situación inesperada? La absorbes y permites que te afecte física y emocionalmente? Lo internalizas como stress? Reaccionas y te quejas? Eres sarcástico? Demandas? Cortas a la personas por las rodillas y las rechazas? (Todas, reacciones de tercera dimensión) y después, como respondes cuando alguien más
reacciona y arrojas energía? Te alineas con ellos?, bajas a su nivel y arrojas energía también? ó te tomas un instante y observas que ellos están revelando algo acerca de su propio dolor? A veces el dolor habla muy fuerte.

El intercambiar correos electrónicos puede ser un espacio muy divertido para observar como la energía se arroja y también para observarte si también la estás arrojando.  Correos de negocios son un tanto “anónimos,” y por lo tanto fácil de esconderse. Observa si se te olvida que puede haber personas reales con sentimientos (e intensas cuestiones suceden en sus oficina) en el otro lado del botón de “enviar”. Pedir disculpas por tu mal comportamiento puede ser más difícil que controlarlo desde el principio. La carpeta de borradores está ahí por una razón. Escríbelo una vez, guárdalo y lee en voz alta después.

¿Cómo te presentas?

La ametralladora irritada manda en intervalos de minutos una progresión de 5 correos quejándose (a media noche es mejor), cada uno esperando una respuesta instantánea. Asegúrate que cada uno se hace más fuerte, más audaz, más rojo y más desagradable. No hay necesidad de disculpar tu comportamiento cuando te ayudaron esa tarde. Tu eres el cliente después de todo.

Córtelos por las rodillas. Quéjate y amenaza en renunciar y “llevarlos a la corte” si no te regresan reembolsan tu dinero. Recibirás ayuda más rápido y tal vez algún regalo extra.

Sarcasmo. Es un medio muy fácil de arrojar energía en correos electrónicos. En caso de que te llamen, siempre puedes culpar a los problemas innatos de la comunicación por correo electrónico.

Pobre de Mi. Actúa como víctima. “Acabo de perder mi trabajo, casa, mente. Tengo cáncer, lepra, una emergencia.” Si logras hacer sentir pena a otros por ti (no es tu culpa, tu estás en esta situación), es muy posible que obtengas atención extra, becas, y regalos gratis.

Ocultador. Cuando una situación inesperada sucede, no hagas nada en lo absoluto. Probablemente fue tu error/ malentendido/fueron las malas vibras que lo causaron. Ve y come chocolate y tómate una cerveza. La compañía está demasiado ocupada para ocuparse de ti de todas maneras.

Ondas en un lago tranquilo. Cuando alguien aroja energía, crea un efecto de ondas. Esto es muy parecido a las ondas que se forman en un lago tranquilo después de aventar una piedra. Ondas son creadas que se mueven hacia fuera para tocar e influenciar a otros. Si yo fuera a pegarte (arrojarte energía negativa), es posible que tu te voltees hacia la persona sentada cerca de ti y le pegues. Después se voltea hacia la mujer sentada cerca de ella y la insulta. Ella carga esa energía a su alrededor hasta que llega a casa, le grita a su hijo, quien patea el perro, quien.....te das cuenta.

Porque yo empecé esa onda cuando te arrojé energía, es mi responsabilidad limpiar. Sin duda una tarea no fácil de realizar al siguiente día, cuando diez personas (o más) fueron afectadas por mi onda de energía.

Todos hemos arrojado energía a otros en nuestra vida.
Durante éste tiempo ó cambio, es urgente ser consientes y cambiar ése hábito en nosotros. Es posible tener maestría en cada pensamiento, emoción y cada acción. En todo momento.

Tu trabajo es ser una gran, roca sólida en las ondas del lago.
Tu eres la roca que detiene las ondas que tocan a otros. El maestro no pasa energía a otros, ni la absorbe en su espacio. El maestro transmuta la energía y la regresa a quien la aventó con una vibración alta de bondad, elevación y gracia.

Primero, sé el ejemplo de lo que más quieres experimentar.

Por Jim Self